Con emoticones ya no alcanza.



El incendio forestal se extiende.
Desde mi cabeza hasta las paredes de esta cueva.
Por el suelo...
Hasta los libros que esperan, en la ventana, ser leídos algún día.
Por la cama...
Animales huyen, envueltos en llamas.
Misiles dirigidos a ciudades invisibles.
El bosque sabe del fuego y no hace nada.
Pienso en un río.
Pienso en una piedra gigante que nos contenga.
El fuego se pixela. Se hace grande, con brazos y puños.
Me golpea, me mantiene despierto.
Hasta ahora no puede verte dormir. 
(Siempre muero antes).
(No sé si roncás o si sos de moverte mucho).

Deberías estar aquí
entre tanto escombro
adormeciendo mi brazo con tu cuerpo.

Canciones de los días que se van.

Descubrí algunas canas en mi barba. 
En mi barba despareja, 
de meses. 
Barba rota. 
Barba negra. 
Barba homeless, 
nunca hípster. 
Barba que no te gusta y que nunca va a hacerte cosquillas al besarnos. 
Barba espejo de los días. 
Barba cansada.
Barba nada.
Barba río.

Finlandia.

De noche
es peor.
Sobre todo a esta hora.
La televisión es una mierda, pero me distrae.
Sin volumen,
sólo imagen.
Eddie Vedder,
en lo salvaje,
desde el celular.
Luna llena.
Guardé todas tus fotos en una carpeta que llamé Finlandia.
Sahumerio dulce para ahuyentar las pesadillas.
Música fuerte para ahuyentar los fantasmas.
(Para invocar tu nombre).
Visto.
Visto.
Visto.
Que el viento norte te traiga hasta acá.
A esta cama que se hace cada vez más grande.
A esta ficción postnuclear.
Afuera las máquinas de la panadería marcan la hora.
Es tiempo de salir a juntar los cadáveres que dejó el día.



y aparecer en tu pantalla y decirte: hola, aquí estoy.

Procrastinación al palo.

Sin anteojos no veo.
Con la música fuerte los fantasmas se demoran.
Con el brazo extendido puedo hacer que un colectivo se detenga.
Con el pie derecho giro mejor sobre mi propio eje que con el izquierdo.
Con azúcar el agua es dulce,
sin azúcar el agua sólo tiene gusto a agua.
Los días se amontonan,
bajo la cama.
La ropa sobre la silla junto a la ventana.
Los vistos.
Las cuentas.
Las noches a medias.
Las caries.
Los dibujos sin terminar.

Actualización de curriculum dos mil quince:
nivel 52 de Candy Crush.

(Formemos una banda que se llame Procrastinación al palo!
Podríamos girar por el mundo con nuestras canciones de aire).



Agosto.

Días de fuego y sal.
El viento norte acumula todo en un rincón de mi cabeza.
Canciones se pudren sobre la cama.
El incendio forestal va por dentro.
Sahumerios y amapolas.
Noche sin oxígeno en Marte.
Luna llena.
Perdí la cuenta de las pajas que les dediqué a tus tatuajes.

No siempre hay mañana.

Otra vez las ganas de salir corriendo.
Ni coso verde en el cielo ni luna azúl.
Nada.
Vos demasiado lejos.
Yo demasiado viejo.
Desarmándome entre la música repetitiva que escupe el reproductor del teléfono.
El otoño se llevó mis últimas flores.
La música se mezcla con el quilombo que tengo en la cabeza.
En la tele mad max rompe todo, se hace mierda contra autos que vuelan por el desierto. Se salva de todas. Siempre sale ileso o medianamente ileso. Lo suficiente como para volver a la carga, siempre.
Hace tres horas te mandé el último mensaje. Prometí, me prometí, que iba a ser el último. Todavía no lo viste. Tengo que dejar de escribirte todo el tiempo. Tengo que dejarme de muchas cosas.
Mañana voy a quemar esa pila de libros sin leer que amenaza con caerse de la mesa. (Va a ser mi homenaje a vos).
Mañana arranco.
Mañana te digo todo lo que nunca te dije pero que ya sabés.
Mañana me la juego.

Mi próximo libro se va a llamar "manifiesto del deseo en épocas post mutantes." Tengo el título. Me falta todo lo demás.


A una señorita con mochila de Eterna Inocencia

Yo era el de saco de corderoy y alfiler de gancho en la solapa. Sentado en el último asiento, junto a la ventanilla, del lado izquierdo del colectivo. No me animé a acercarme. Bajaste en la esquina de la San Bartolomé, en Chijra. Y me quedé con un libro de cuentos de terror en la mano puteando mi cobardía.


 (de Música para caracoles, 2008-2010. Inédito)


...

Y otra vez
play
al viejo walkman
en todas las canciones
estás
y es un embole
tengo que dejar de estalkearte

tengo que dejar de creer que voy a dejar de ser invisible para vos

Señales.


Todas las noches
cuando el barrio por fin se duerme
salgo al patio de casa
con la linterna de mi abuelo
y hago señales 
al cielo
durante una hora
siguiendo, siempre 
el mismo patrón
de las luces
que vimos esa noche 
de enero
antes
de la tormenta.




...
Todavía nada.
Nada de nada.
...

Largo camino de regreso a casa.

Esquivando cadáveres y escombros.
No necesito océanos para surfear.
Llueve y este barrio es de barro cuando llueve.
Hoy las pandillas no salieron.
Sinfonía de perros y de chapas.
En un rato los colectivos reinician sus recorridos.
En un rato la gente útil va a salir a trabajar.
En la comisaría todos duermen.
Canto porque nadie me escucha.
La madrugada líquida se traga mi sombra.
Trago saliva.
Trago.
Lluvia.
Agria.
Oxidada.
Hueca.
Como las plantas de mis zapatillas.
Bailo,
como me enseñaste,
porque nadie me ve.
A esta hora.
En este barrio.
Lejos.
A años luz

de tu cama.

Soundtrack


Apago la radio para escucharte mejor
y grabo
todo
con el teléfono.

Del otro lado de la puerta
el eco
amplifica
cada uno de tus ruidos.
El vestido levantado.
La pis.
El papel estrujado.
El agua de la canilla.
La cadena...

"Perfume de vos"

Anoche dormí abrazado a tu bombacha.
La celeste, con lunares.
La que dejaste entre los libros la última vez que viniste a verme
antes del viaje.
Antes del choque.

SPLEEN

Otra vez agua.
Tormenta de verano a media tarde.
Lluvia.
Granizo.
Viento.
Granizo.
Viento.
Lluvia.
Otra vez otoño a mediados de febrero.
Pesas o paja
that is the question.
La neblina baja de los cerros como antimateria.
Se come todo.
Lluvia.
Viento.
Granizo.
Viento.

Etcétera

No future.


Mi hermano y su compañera compraron un terreno.
En ese terreno van a construir la casa en la que van a vivir con sus hijas.
Mi hermano y su compañera tienen planes.
Ellos están construyendo!

Yo voy cruzando el desierto
en colectivo
endeudado hasta la médula
con una mochila llena de libros
y el teléfono
listo
para fotografiar
platillos voladores en la ruta.

...

Podemos seguir esperando que los trenes vuelvan.
O podemos formar una pandilla y dominar el mundo.
(De todos modos el final va a ser el mismo)

rockstar

I don´t wanna be tu friend
no longer wanna be your love
I just wanna be your hunger
I wanna be tu chongo
I don´t wanna be tu amigo
I don´t wanna be tu love
I just wanna be your toy
I just want to be your sex toy
from here to China walking
with eyes closed
in the rain
upwind
in soil
as in heaven
I wanna be tu chongo.

30

Nuestro video llegó a los veintisiete Me gusta en dos horas.
Después de eso comenzaron a llegarme las denuncias y me bloquearon la cuenta.
De los veintisiete comentarios, nueve elogiaban nuestra imaginación
siete celebraban tu elasticidad
y los otros tres no entendieron nada.

(Te sorprendería
la cantidad de amigxs en común que me pidieron
que les envíe el video
por mensaje privado.)

Inbox

Esta tarde recibí por mail la foto del canguro que se come a un hombre.
No hay montaje posible.
Se trata de una foto real.
Un canguro que devora a un hombre en un zoológico de Australia.
Por lo que se veía en la foto, al principio debió parecer una broma porque la gente reía y tomaba fotos de la escena.

Es la evolución, me dijo una amiga cuando le conté: El animal debió sentirse amenazado por el hombre y consciente de  que saltando no podía hacer nada decidió volverse carnívoro. Como los dinosaurios que para no desaparecer se disfrazaron de pájaros.

Ahora no encuentro la foto.

Desapareció de mi bandeja de entrada y no hay señales de ella en google...

...

Trece noches soñando que nos encontramos en puentes, siempre yendo en direcciones contrarias. 
Aún en ciudades que no tienen puentes. 
Anoche venías cantando la canción de una telenovela, con la cámara al cuello. 
Anoche yo iba sin remera.

Lejos.


Todo lo que escribo es ficción.
Vos
no existís.
Yo
no existo.
El gusano fosforescente que me come las plantas de los pies tampoco  existe.
Somos una farsa dentro de otra farsa.
No somos.
No.
Inexistencia al cubo.
Lo único real es la puta distancia.
Inconmovible
siempre.

 

XII (de Mi Monstruo Punk, inédito)


 

Frida pata de palo
Diego ojos de sapo
juguemos en el bosque
hasta que salga el sol. 

Frida pata de palo
Diego ojos de sapo
la niña anarquista mañana
se va a vivir a Helsinki.

Frida pata de palo
Diego ojos de sapo
abríguenme por hoy, por mañana
y por toda la semana.

Frida pata de palo
Diego ojos de sapo
la niña anarquista no sabe
cuánto me vacía su partida.

Clásicos.

Dentro de veinticinco años nuestra canción va a ser un clásico.
Y los niños y niñas de todas las escuelas
la van a cantar en los recreos y en los actos escolares.
Y vos y yo vamos a estar llegando a la segunda mitad de los cincuentas.
Y es posible
que para ese entonces
tengamos pruebas verdaderas
de la existencia
de vida inteligente en otros planetas.

Últimos.


Conseguimos los últimos pasajes y ahora viajamos en asientos separados.
Desde aquí te veo, inalcanzable, con los auriculares puestos
y quiero creer que estamos
escuchando 
la misma canción
que por un minuto cuarenta y siete segundos coincidimos
en un espacio/tiempo
lejos
de este colectivo adormecido por la lluvia
de tu mal humor
de mi frustración crónica
de tu novio
de los amigos en común
y de toda esa gente que ahora debe estar 
esperando
vernos llegar
victoriosos
cargando el trofeo 
del primer lugar.

La pandilla de mi barrio.

Los chicos de la pandilla de mi barrio se quedaron en los ochenta.
Cobras.
Cadenas.
Tatuajes temporales.
Calaveras bordadas en camperas vaqueras.
De día escuchan música fuerte,
entrenan con nunchacus
y asustan a los vecinos.
De noche sueñan con anarquía y chicas malas que lloran por ellos.
Una vez por semana se reúnen
en casa
de alguno de los miembros de la pandilla
para ver
The Warriors
en dvd
remasterizada
con imágenes extras

y comentarios del director.

sangre.

No es sexo
ni amor.
Dos pájaros están matándose en la ventana de mi taller.
Lo que al principio parecía un juego inocente o baile nupcial resultó ser una pelea a muerte.
Ahora se sujetan con las patas
se clavan los picos en el pecho
en los ojos
en la espalda
en la nuca.
Ahora vuelan plumas y salta sangre manchando los libros que dejaste sobre la mesa.

Hace dos semanas que no sé nada de vos.

Ahora en mi ventana dos pájaros se matan
y no hago nada por separarlos.
Sólo me quedo viendo cómo la naturaleza sigue su curso.
Con el teléfono cerca por si llega algún mensaje.

“Astronauta Olvidado”

"El próximo turista espacial contará su experiencia en un blog"




Me dormí escuchando Bauer
Y soñé
que yo era ese astronauta perdido en el espacio.
En una cápsula averiada.
Sin dirección.
Sin señal en el celular.
Condenado a flotar a la deriva mientras dure la provisión de oxígeno.
Sólo la noche
inmensa
como único paisaje.

fragmentos de enero.

*
Ronronea
la heladera
congestionada de años.

*
Camilo le ladra a la noche.
La noche responde.

*
No hay peor silencio que el de los mensajes que no llegan.

*
Sigo esperando que aparezca la jirafa.
Y que pase algo.
(Lo que sea!)

*
"De nada sirve correr, si no podés escapar de vos."

*
Por qué insisto con la luna?
Porque hay suficientes pruebas científicas que afirman que en la luna la tristeza no existe.

*
Demasiadas cosas para decir.
Demasiados latidos por segundo.
Demasiado silencio.

*
Dónde están el Doc,
Mártin
y el Delorean cuando se los necesita?!?

*
-Quedate conmigo.
-Para qué?
-Para siempre.

*
(Silencio).

*
Me cago en la lluvia.
Y en tu miedo al agua.

*
SILENCIO.

*
Puedo escuchar cómo alguien en mi cabeza rebobina un caset usando una lapicera.

*
Sr. pasajero. Usted deberá estar en la plataforma diez minutos antes de la salida del micro.

*
Mentira, no estoy escuchando a Vicentico.

*
De golpe todos los años encima.

Podría haber sido el comienzo de algo (o de todo

"ya no quiero viajar y viajar"
S.M.


Y si dejamos que el colectivo se vaya sin nosotros?
Y si dejamos que todos se vayan a la mierda?

Tengo varios discos de morrisey en el celular
y un libro horrible de poemas,
en la mochila,
que podría servirnos para armar.

Domingo. (o lunes o martes o etcétera...

Siempre termino dando vueltas por tu biografía.
Buscando algún mensaje.
Alguna línea.
Algún enlace.
Algo.
Que me diga.
Que también pensás en mí
de vez en cuando.
Y que esto de extrañarte tanto no es al pedo.

Game Over.

Otra vez volví a perder y ya van más de mil.
No me quedan vidas.
Nunca pude rescatar a la princesa ni salvar al mundo.
Nunca fui de los que dejan su nombre en el ranking.
A ella no le gustan  los perdedores.
Ella se va.
Jujuy es un lugar enorme
pixelado
con soles de ocho bits.

Otra vez una patada voladora al corazón.

La venganza de Passolini.

"Pompón/Colita/Rabito/Dientín/todos/apilados/en la alacena/en frascos/al escabeche"
-Franco Aguirre Benotti-

Passolini es un conejo gris, del tipo Gigante de Flandes, de tres años conejos de edad.
Belén tiene treinta y cinco años y trabaja de preceptora en un colegio secundario del centro de la ciudad.
Todos los días Belén se despierta a las seis de la mañana, se baña, se viste de preceptora y desayuna con Passolini escuchando la radio para estar al tanto de las noticias del día. Después le sirve comida a Passolini para el resto de la mañana y sale a tomar el colectivo que la lleva hasta el centro.
Passolini entonces queda solo en la vivienda. De a ratos se entretiene viendo la tele que Belén siempre le deja encendida en el canal de los dibujos animados. A veces juega a perseguir su sombra hasta caer rendido del agotamiento. Otras veces sólo se dedica a dormir durante toda la mañana en distintas partes de la casa aprovechando los cambios de espacios para ir hasta su plato a comer algo.
Cuando llega Belén, siempre después del mediodía, lo primero que hace es poner el agua para tomar mate, desvestirse y llamar a Passolini silbando la misma canción que le cantó para tranquilizarlo el día que su prima Alejandra se lo regaló después de haberlo rescatado de ser parte de un almuerzo familiar de verano.
Esta vez Passolini tarda en responder al llamado de Belén. Cuando por fin aparece ella lo levanta, lo besa, lo acaricia, le pregunta si la extrañó y lo recuesta con ella a su lado en la cama mientras espera que el agua esté lista.
De un momento a otro Belén se queda profundamente dormida, fin de año se acerca y en estas épocas el trabajo de preceptora se hace más pesado.
El agua en la cocina hierve y Belén sigue dormida.  Passolini la observa con ternura,  se acerca a ella,  mueve las orejas y la huele como queriendo guardar la mayor cantidad posible de su olor. Se acerca al cuello desnudo de Belén, despacio para no despertarla, y de un sólo movimiento cientos de veces ensayado en soledad le clava los dientes.
Belén se desangra, quiere gritar pero la mordida fue hecha con precisón en el lugar indicado para ser fatal. Las sábanas blancas se convierten en una laguna roja.  Después de unos minutos, eternos, la cama se queda definitivamente quieta.
Todo es silencio.
Solo la pava en la cocina silva.

Passolini salta de la cama al suelo, se limpia los bigotes, sacude las orejas como si nada hubiese pasado, y se va al living a ver la tele que como todos los días Belén le dejó encendida en el canal de los dibujos animados.

chica de oro...


Chica de oro.



Me das la mano y me llevás de nuevo al pogo.
Me das la mano y me llevás.
De nuevo al pogo.
De nuevo.
Al pogo.
Me das la mano y me llevás.
Me das la mano.
Me dejo ir.
Me das la mano.
Y nos vamos…


De nuevo al pogo.

moonage daydream

Quiero llamarte
todo el tiempo
pero el miedo y la falta de crédito siempre me detienen.
Entonces le subo el volumen a ziggy stardust
y canto/grito,
en ese inglés que inventamos
la noche del granizo,
hasta caer
en la alfombra
sin aire.

Derrotado.

Los vecinos por supuesto me odian.
Ellos no entienden que esta canción es lo único
que todavía
me une
a vos.
 

Luser.

Queda una sóla sala de videojuegos en san salvador.
Cuando quieras te invito a que me veas jugar
para demostrarte
que no me importa el peligro
que venga
lo que venga,
del planeta que sea,
del infierno
mutante
pesadilla
zombie
o policía...
no importa
voy a estar ahí
siempre
dispuesto a jugarme hasta la última ficha por vos.

UN ELEFANTE MUERTO.

“muere siendo un héroe o vive lo suficiente para ser otro villano más”
 Tom y La Bestia Bebé.

 ”Mamíferos pesados como metáfora de algo que todavía no sé qué es”
 Yo, haciéndome el profundo. 


 Hace unos días, después de la merienda, cuando ya todos se habían levantado, mi hermano Fernando y yo nos quedamos viendo Animal Planet. Después de un rato de ver la televisión al muy idiota se le ocurrió jugar a los cazadores. Ahora hay un elefante muerto sobre la cama de mi hermano y no sabemos qué hacer. Por suerte aún no ha comenzado a descomponerse, lo que significa que todavía tenemos unos días para ver qué hacemos con el cuerpo (del animal) antes de que el olor nos delate. Si alguien aquí se entera de lo ocurrido podría dar aviso a las autoridades correspondientes y ahí sí que estaríamos en problemas, mi hermano por autor material y yo por partícipe necesario. Ya probamos con google y con algunos de esos foros en los que hay gente que al parecer se las sabe todas pero no hay caso, no conseguimos una respuesta satisfactoria a nuestra "hipotética" pregunta. Lo que sí encontramos, y esto aún hoy es causa de acalorados debates en ciertos círculos intelectuales de Jujuy, es que cuando un elefante presiente que la hora de su muerte está cerca inicia un largo y solitario recorrido guiado sólo por el instinto y la memoria colectiva de la especie hasta el lugar en el que descansan los restos de sus antepasados y otros elefantes que quizás conoció mientras vivía. Cementerio de elefantes, le dicen. Pero no creo que este animal en cuestión, teniendo en cuenta el estado en que se encuentra, sea capaz de llegar demasiado lejos por sus propios medios. Dejarlo ir por el inodoro es imposible por razones obvias. Enterrarlo en el patio de juegos durante la noche cuando nadie pueda vernos sería egoísta y muy desconsiderado de nuestra parte. Los elefantes son mamíferos placentarios del orden probóscides (trompa prensil, colmillos y patas cortas). Antiguamente se los clasificaba junto a otros animales de piel gruesa en el ahora inválido orden de los paquidermos. Actualmente se clasifican en dos géneros distintos: africanos y asiáticos que a su vez incluyen distintas especies y subespecies. El elefante es considerado símbolo de fuerza y prosperidad y a lo largo de los siglos las culturas más diversas lo han adoptado como amuleto de buena suerte que atrae la fortuna y aleja las envidias. ... Hay un elefante muerto sobre la cama de mi hermano. Y no sabemos qué hacer.

(de Cuadernos de un luchador mejicano, 2010)

Me embola el celular sobre la mesa cuando hablamos. Me embola el humo del cigarrillo. Me embola el tipo de la mesa del frente que no te saca los ojos de encima. (Me embola no tener un hacha). Me embola no decirte lo que realmente siento. Me embola no decirte nada. Me embola decir que sí, que está bien, que me parece buena idea esto de no vernos más cuando lo único que quiero es pedirte que te quedes conmigo para siempre. Me embola no saber quién te llama. Me embola saber quién te espera. Me embola quedarme así con dos tazas vacías de café barato un cenicero lleno y la seguridad de que más tarde otra vez la noche y su manzana poblada de gusanos verdes y amarillos.

(al menos por ahora).

No pinto para un jurado formado por distinguidas personalidades del mundo del arte. No pinto para que profesores habilitados aprueben mis trabajos. No pinto para “la gente del palo”. No pinto para “mis colegas del medio”. No pinto para obtener puntajes ni aumentar mi currículo. No pinto pensando en el pre$io. No pinto para ser parte de la cultura. No pinto para ser contracultura. Sólo pinto para mí. Y para todxs aquellxs que deseen acercarse y ver lo que hago. Nada más. Lo demás es humo.

Caset.

Probá quedarte sólo con ese ruido en tu cabeza. A esa hora en que la noche se hace más oscura. Algo así es la muerte, me decía carolina. Como el recuerdo impreciso de que alguna vez hubo algo. Como una canción que nos llega desde lejos pero que no logramos desenredar por mucho que entrecerremos los ojos. Como ese soplido de cinta virgen en tu cabeza cuando te quedás solo por las noches y sin poder dormir.Algo así, más o menos.
El colectivo avanza por una ruta oscura.
De vez en cuando a lo lejos un relámpago ilumina el paisaje.
La mujer sentada mi lado se queja, dice que cada vez que llueve se le moja el agua del piletín. Después me pregunta por qué estoy triste y no se que decirle. Doy algunas vueltas para dormir, como los gatos… pero los fantasmas vuelven. (Los fantasmas siempre vuelven…
Dormir con una cámara de fotos bajo la almohada no garantiza que podamos fotografiar los sueños. Permanezco con los ojos cerrados para ver mejor. Una nube sólo es vapor de agua condensado en la atmósfera. Una línea, la sucesión indefinida de puntos en un espacio determinado. Un círculo grande con un círculo más pequeño en su interior es un mejicano con sombrero visto desde la terraza.
Y así, como ves, todo tiene una explicación medianamente lógica…

Pero esa luna negra por Dios! Siempre ahí, tan callada.

misericordia

Nick Cave susurra desde su oscuridad. Ella traduce algunos versos y yo tengo que creer. En el mes màs frìo del invierno. Entre camellos.

"¿Por qué no pueden decirte el por qué?"

Ahora entiendo por qué la narrativa no es lo mío.
Si alguna vez escribo un cuento tiene que ser como el que acabo de leer de James Purdy. Si no, no me sirve. Tiene que ser capaz de provocar algo así. Tiene que tener esa fuerza y esa belleza devastadora. Y provocar que uno después de leerlo no pueda seguir siendo el mismo. Aunque duela... (Y la felicidad no sea más que una manzana colgando de un árbol desproporcionadamente ajeno).

apuntes para poder dormir.

1- Siempre que comienzo a pintar de esta manera casi obsesiva (¿casi?) alcanzo un estado como de sensibilidad extrema (no llorona). Sensibilidad de sentidos a su máxima expresión. Como si hubiese dejado la piel coraza colgada de una percha y anduviese así por la vida, en carne viva.
2- Buscando sentir más. Buscando. Siempre más. Buscando siempre un poco más.
3- Sin ser algo enfermo ni heroico, me siento cada día más cerca de la abstracción absoluta. Cada día más lejos de la gente y del mundo real.
4- Le escribí quinientas cuarenta y siete veces. Respondió cinco. El resto del tiempo el teléfono mudo sobre la mesa. Muerto.
5- (Pare carrito!) Los veintisiete están cerca. Y es un buen número para decir basta.
6- Me duelen las manos, se me endurecen. La espalda se me parte (tendría que aprender a pintar sentado, pero ya estoy demasiado viejo para cambiar). Las venas se me hinchan (como si el lienzo me exigiera un rojo más intenso, más auténtico…).
7- Notaste que las canciones tristes en inglés siempre suenan mucho más tristes que las canciones tristes en español??
8- De nuevo Bicicletas: “por vos dejé que se rían de mí los demás… por vos dejé que se rían de mí otra vez…”
9- Cuando por fin lo que estoy pintando comience a parecerse en algo a la imagen de mi cabeza sé que un ejército de nuevos sabores formas y colores va a ocupar el primer plano y voy a tener que empezar de nuevo… porque siempre es así.
10- Entonces por qué carajo sigo si aparentemente no me hace bien?? Por la tranquilidad después de los platos rotos. (Como si se tratase de una reconciliación conmigo mismo). (Como una gran paja cósmica).
11- (De Canto a la sobredosis redentora de Basquiat, de Alejandro luna).
“le dice a Andy Warholl, tranquilo, soy inmortal…”
12- Es cierto. Todos somos inmortales hasta que se demuestre lo contrario.
13- Sólo llamé para decirte que voy a matarme por enésima vez (Y que esta va a ser la última). (Por lo menos hasta mañana). (WONDER)
14- Ya te dije que me siento terriblemente solo?... Bueno, me siento terriblemente solo. Pero por favor que nadie se entere. (A mi tampoco me gusta la gente).
15- Otro sueño: Yo era el flaco de The Wall…
16- Acaso hay algún barrio que no sea peligroso a estas horas?
17- Tiro flashes a la noche. A la oscuridad. Busco fantasmas. (Busco alguien vivo a estas horas).
18- Busco. Siempre busco…
19- The Dark Side of Del Pablo. (A las cuatro cuarenta y tres a.m.)
20- Dónde estás?
21- “Qué clase de vida me espera con vos si no podés ser como todo el mundo, si no podés tener los pies sobre la tierra ni por un segundo” Y se fue. Nunca más la vi.
22- La mediocridad está acabando con todos (y conmigo). Necesito algo verdadero. Lo real no siempre es verdadero. Necesito algo verdadero. (Aunque no sea más que otra mentira).
23- Hola. Mi nombre es pablo. Y tengo problemas con la poesía.
24- Hola pablo. Bienvenido. Seguís hablando solo? Sip.
25- “yo no sé por qué a veces me pierdo/ los ojos se me dan vueltas y me muero por dentro/ y me encierro otra vez y no puedo salir/ no puedo ver lo lindo de cada momento…” Onda Vaga
por ahora no tengo ganas de escribir ni subir nada.
chau,