Lejos.


Todo lo que escribo es ficción.
Vos
no existís.
Yo
no existo.
El gusano fosforescente que me come las plantas de los pies tampoco  existe.
Somos una farsa dentro de otra farsa.
No somos.
No.
Inexistencia al cubo.
Lo único real es la puta distancia.
Inconmovible
siempre.

 

No hay comentarios: