...

Trece noches soñando que nos encontramos en puentes, siempre yendo en direcciones contrarias. 
Aún en ciudades que no tienen puentes. 
Anoche venías cantando la canción de una telenovela, con la cámara al cuello. 
Anoche yo iba sin remera.

No hay comentarios: