Largo camino de regreso a casa.

Esquivando cadáveres y escombros.
No necesito océanos para surfear.
Llueve y este barrio es de barro cuando llueve.
Hoy las pandillas no salieron.
Sinfonía de perros y de chapas.
En un rato los colectivos reinician sus recorridos.
En un rato la gente útil va a salir a trabajar.
En la comisaría todos duermen.
Canto porque nadie me escucha.
La madrugada líquida se traga mi sombra.
Trago saliva.
Trago.
Lluvia.
Agria.
Oxidada.
Hueca.
Como las plantas de mis zapatillas.
Bailo,
como me enseñaste,
porque nadie me ve.
A esta hora.
En este barrio.
Lejos.
A años luz

de tu cama.